Avión presidencial, el distractor perfecto.(Internet)

Avión presidencial, el distractor perfecto. | Internet

Política

Avión presidencial, el distractor perfecto

Politólogos consideran que la venta del avión presidencial es una estrategia de comunicación para distraer de los temas que verdaderamente importan como seguridad y salud

Alejandra Avalos

Hermosillo, Sonora.- Antes de su llegada al poder, una de las promesas de campaña más fuertes de Andrés Manuel López Obrador fue la venta del lujoso avión presidencial de México llamado ‘José María Morelos’. Hoy, en un país de 52. 4 millones de pobres, la venta de un avión de 130 millones de dólares se torna un tanto complicada.

La fallida venta y costosa estadía en los Estados Unidos, desataron las críticas de los opositores; frente a ello el Gobierno tenía que encontrar una pronta solución al problema, entre las opciones:

1) Un solo comprador bajo el avalúo de la ONU en 130 millones de dólares

2) Intercambio con Estados Unidos por equipos médicos y ambulancias para hospitales públicos con el equivalente al avalúo

3) Venta conjunta a 12 empresas para el traslado de ejecutivos

4) Renta por hora bajo la administración de la Fuerza Aérea Mexicana

5) Rifa con un costo de 500 pesos por boleto, en total 6 millones de 'cachitos' de la Lotería Nacional.

La última parecía una broma que generó todo tipo de comentarios y cientos de memes en redes sociales, hasta que el presidente confirmó y presentó en una de sus ruedas de prensa el prototipo de cómo sería el ‘cachito’ para la rifa.

Escrutinio internacional

Para Salvador González Jaramillo, politólogo y senior Manager de Contracorriente, consultoría en Asuntos Públicos, el fenómeno alrededor del avión se divide en dos: la forma en la que se da el anuncio de la rifa y las repercusiones que tiene a nivel internacional.

En otros países descalificaron la idea, tildándola de anticuada e inapropiada. Sin embargo, al insistir el presidente manda señales de que va en serio, aún estamos por ver las verdaderas repercusiones, porque el tema tiene muchas aristas, hoy mismo López Obrador decía que existen incluso impedimentos legales para la rifa y que antes se mantiene la idea de la venta”.

Por su parte, la politóloga y maestra de tiempo en el Tecnológico de Monterrey, Maribel Flores, explicó que la noticia generó revuelo en la prensa a tal punto que se perdión la visibilidad de temas que sí requieren de mayor atención. Sin embargo, consideró que fueron los medios quienes opacaron las verdaderas noticias.

La prensa internacional utilizó diversas formas de encabezar la noticia, destacando titulares con la percepción de un intento desesperado de López Obrador; aunque, con un estilo muy distinto al de la prensa mexicana, que llenó la barra noticiosa de este tema, perdiendo visibilidad (de otros asuntos). En su lugar, hubo todo esto y hasta concurso de cuentos para hablar de este tema”.

Los temas incómodos

El 20 de enero, con su anuncio en medio de los cuestionamientos al Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), se afirmó por expertos de diversas disciplinas que la rifa es en realidad un distractor para poder controlar la agenda mediática, señaló González Jaramillo. “A lo que ayuda es a controlar la agenda mediática, haciendo que en general los mexicanos hablen de ese tema y si van a comprar un cachito, más que fijarse si el Insabi en su localidad funciona, si hay desabasto de medicina entre otras cosas”.

El experto consideró que el presidente aprovecha el vació de significantes comunicativos del Insabi al colocarlo como un tema complejo que parece solo de doctores.

Esto fortalece al presidente, ya que en vez de recibir quejas por el nuevo sistema de seguridad social, le llegarán menos críticas y lo que sí existe es la posibilidad de que los mexicanos de alguna forma paguen el avión presidencial dos veces, cuando se adquirió (de hecho no se ha terminado de pagar) y ahora que pudiera darse la rifa”.

Para Flores la estrategia que sigue el presidente está siendo exitosa.” Aunque para muchos parezca una banalización la venta del avión presidencial, en realidad está cumpliendo con el objetivo de la estrategia de comunicación política de crisis: cambiar la conversación pública de los temas incómodos para el mandatario”.

Para la experta en política, por su parte, el presidente está aprovechando el espacio para colocar ese tema en la agenda del Gobierno como lo hace cada mañana. Señaló que al principio se pensaba que era una broma “pues es difícil creer que hay personas que están en riesgo por los cambios en el sistema de salud, miles están muriendo por la violencia, no estamos para bromas”.

EN ESTA NOTA

Comentarios