Durazo encuentra un Sonora que clama justicia

Especiales

Durazo encuentra un Sonora que clama justicia

**Inseguridad, impunidad, corrupción, conflictos sociales y hasta temas que resolver con la Etnia Yaqui es parte de la herencia Da […]

Durazo encuentra un Sonora que clama justicia Foto: Internet

**Inseguridad, impunidad, corrupción, conflictos sociales y hasta temas que resolver con la Etnia Yaqui es parte de la herencia

Da clic aquí y descubre más información de Valor en nuestra página de Google News 

Desde primer minuto de este lunes 13 de septiembre Claudia Pavlovich Arellano dejó de ser la mandataria estatal de Sonora y, en su lugar, el morenista Alfonso Durazo es quien encabeza el poder. El exsecretario de Seguridad y Protección Ciudadana dijo haber tenido un proceso cordial y tranquilo de entrega-recepción para verificar y esclarecer cómo deja la priista el estado. 

El ahora gobernador y su antecesora presumen una buena relación en comparación con la que tuvo Pavlovich con su el panista Guillermo Padrés, a quien acusó por casos de corrupción y se terminó encarcelando. Sin embargo, el sexenio saliente olvidó varios compromisos añadiendo la poca gobernabilidad, la corrupción y la inseguridad que aumentaron en los últimos seis años. 

A pesar de que el presentador de avances del Gobierno saliente indicó que de los 100 compromisos hechos por la priista solamente faltan dos por iniciar —la Macroplaza cultural Hermosillo y la construcción de un teatro para dos mil 100 personas—, aún hay asuntos pendientes que la actual administración deberá asumir.

Ahora, el gobernador Alfonso Durazo lleva las riendas de un estado con panorama próspero en el desarrollo económico y empleos, pero violento, sumido en la deuda y líder en corrupción, entre otros problemas que deberá trabajar para mejorar la situación de la entidad.

Obligado a recuperar la calma

Como gobernador de Sonora, Alfonso Durazo tendrá en la violencia uno de los retos más importantes a vencer. Precisamente es en este tema donde el ganador de la elección fue más cuestionado por sus adversarios durante el proceso electoral, pues durante su periodo como secretario de Seguridad y Protección Ciudadana (entre 2018 y 2020) los homicidios dolosos aumentaron ocho por ciento a nivel nacional, pasando de 89 a 96 asesinatos diarios.

Por si te lo perdiste: “Ya no hay masacres en el país”, resalta AMLO pero acepta dificultades para reducir homicidios 

La violencia homicida y feminicida durante el sexenio de Pavlovich será recordado por su exponencial aumento y que afectó a la población civil desde su llegada al poder. Los datos oficiales del gobierno federal indican que, de no tomarse cartas en el asunto, este 2021 se convertirá en el año más sangriento de la historia de Sonora.

Desde que tomó el poder el 13 de septiembre de 2015, los homicidios subieron de manera escalonada. De acuerdo con las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), este delito tuvo 48 víctimas el mes que comenzó su gobierno y para el siguiente ya había incrementado a 56. Del primero enero de 2016 al último día de diciembre de 2020, la violencia homicida tuvo un incremento de un 151 por ciento, pues en 2016 se reportaron 630 asesinatos mientras que en 2020 la misma dependencia registró mil 584 casos. El Gobierno se despidió con 6 mil 865 personas asesinadas, entre septiembre de 2015 y hasta julio de 2021.

Además, Alfonso Durazo recibe un estado en Alerta de Género, pues los feminicidios se suman a la lista de pendientes que tendrá que solucionar. La estrategia para combatir este delito en el estado tuvo pocos o casi nulos resultados el sexenio pasado. Durante su administración la priista mantuvo la misma tendencia en homicidios por razones de género con un promedio anual de 32 casos reportados. Estos números hicieron que la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) señalara a Sonora como la cuarta entidad federativa con más feminicidios por cada 100 mil habitantes. 

AMLO reconoce aumento en feminicidios

Sonora también ocupa el sexto lugar a nivel nacional de personas desaparecidas, se encuentran documentadas por el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas (RNPDNO). El total de personas desaparecidas durante los últimos seis años fue de 4 mil 26.

De acuerdo con el especialista en seguridad por el CIDE, Jorge Roa, el Cártel Caborca, La Línea y Los Salazar tuvieron más presencia en Sonora son los grupos delictivos que dominan el estado y a los que Durazo deberá poner un alto.

Impunidad y corrupción, un reto difícil de vencer

La Fiscalía Anticorrupción es una dependencia que, más que eficaz para castigar este delito, ha salido demasiado cara a los sonorenses. De acuerdo a un reportaje de la revista Proceso, en los primeros tres años del sexenio pasado se gastaron más de 240 millones de pesos para dictar ocho sentencias. Es decir, cada una costó 30 millones de pesos.

Con todo y los gastos millonarios para perseguir la corrupción, el Índice de Competitividad Estatal 2020, realizado por el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), Sonora es la entidad con mayor incidencia de corrupción. En él, el estado reportó 61 mil 652 actos de estos actos por cada 100 mil habitantes lo que significa 2.4 veces más que el promedio nacional.

Otra tarea para Durazo es hacerse de las herramientas para combatir los crímenes en el estado, pues según los datos de la organización Impunidad Cero, Sonora se ubica en los últimos lugares a nivel nacional en porcentaje de impunidad de homicidios dolosos, con 80.6 por ciento. El estudio “Impunidad en homicidio doloso y feminicidio: Reporte 2020” arrojó que, de los mil 062 cometidos durante 2019 Sonora, solamente 285 llegaron a los juzgados y, de ellos, 22 fueron absueltos. Esto quiere decir que ocho de cada diez asesinos no recibieron su castigo.

También Sonora es de las entidades con más carencias en los recursos humanos dentro de las instituciones de seguridad pública y justicia. Según el Instituto Nacional de Geografía y Estadística, el estado tiene menos de tres agentes del ministerio público por cada 100 mil personas, la segunda tasa más baja de México.

En esa misma línea se encuentran los servicios periciales, que son fundamentales para la investigación de los delitos. Y es que, los peritos tienen la capacidad de proveer evidencia científica que posibilita que los ministerios públicos cuenten con elementos sólidos para identificar a los probables responsables de la comisión de un delito.

En ese indicador, el estado de Sonora queda casi inhabilitado, pues al cierre de 2019 contaba con apenas 2.8 peritos por cada 100 mil habitantes, cifra que casi es duplicada por el promedio nacional, cuya tasa es de cinco. 

Te puede interesar: Inmujeres quiere que la 4T sea con todas; fundamental erradicar violencia 

En 2019, las fiscalías del país tenían 12 mil 572 policías ministeriales, investigadores o judiciales, según la información presentada en el Censo Nacional de Procuración de Justicia Estatal del Inegi (CNPJE) de 2020, lo que resulta en una tasa de 8.2 policías investigadores por cada 100 mil habitantes. Sin embargo, Sonora es uno de los siete estados que no cuenta con estos elementos, a pesar de estar entre los primeros diez con más delitos de alto impacto.

Rescate a las tribus

La problemática y las quejas por los bloqueos carreteros por parte de algunos integrantes de los ochos pueblos de la Tribu Yaqui persiste, provocando grandes pérdidas económicas para las arcas federales y los transportistas.

Las exigencias de los yaquis se basan en pedir que se les garantice un recurso vital como el agua, no obstante, Medardo Chávez Sánchez, empresario transportista de Hermosillo, denuncia que el pueblo les obliga a pagar una cuota para dejarlos circular y cada vez cuentan con más puntos de cobro como los de Estación Oroz (Pótam), Vícam Estación y en Loma de Guamúchil; además de elevar sus tarifas y endurecer sus medidas para obligar el pago a los automovilistas, al grado de colocar palos con clavos sobre el pavimento para ponchar las llantas de los que intenten huir.

Además, la violencia se ha incrementado con el asesinato de algunos activistas yaquis como Tómas Rojo, líder yaqui que apareció sin vida en una fosa cercana a Vícam y que conmocionó a la comunidad. 

Vida digna para los sonorenses

El gobierno de Pavlovich no sólo heredó cifras negativas a Durazo Montaño. También existen rubros alentadores como los sólidos indicadores en el aspecto laboral que el morenista deberá mantener e incluso mejorar.

De los ingresos de los trabajadores formales de Sonora, el 26.4 por ciento es insuficiente para cubrir la canasta alimentaria, la séptima cifra más baja del país en cuanto a pobreza laboral y once puntos porcentuales por debajo de la media nacional.

Además, por cada hora trabajada en Sonora durante 2020 se produjeron 225 pesos, la séptima entidad de México en cuanto a rendimiento, superando el registro de 160 a nivel nacional, pero lejos de los 580 de Campeche.

El estado no sólo tiene cifras positivas en empleo formal, pues es el séptimo con menos trabajadores informales entre la población. Para el segundo trimestre de este año, solamente 38.6 por ciento de cada cien empleados lo hacían en la informalidad, la segunda cifra más baja registrada por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) en la historia de Sonora.

NUMERALIAS:

  • 240 millones de pesos gastó la Fiscalía Anticorrupción de Sonora en los primeros tres años del sexenio pasado y solamente dictó ocho sentencias
  • 6to sexto lugar a nivel nacional de personas desaparecidas ocupa Sonora, en los últimos seis años se han documentado más de 4 mil

DATO:

La violencia contra la tribu Yaqui los llevó a que en los últimos años tuvieran que tomar en sus propias manos la seguridad de los pueblos para defender su territorio debido a que miembros de la Guardia Nacional y del Ejército acechan sus propiedades. 

Con información de: Pedro Sánchez

Lee también

Comentarios

Commentarios