1/3
Andrés Díaz Bedolla representante del grupos Alibabá

Andrés Díaz Bedolla representante del grupos Alibabá

Andrés Díaz Bedolla representante del grupos Alibabá

Andrés Díaz Bedolla representante del grupos Alibabá

Andrés Díaz Bedolla representante del grupos Alibabá

Andrés Díaz Bedolla representante del grupos Alibabá

Economía y Finanzas

Sonora presente en el mercado comercial Asiático

Andrés Díaz Bedolla representante del grupo Alibabá estuvo en Hermosillo para ofrecer la conferencia  Cómo Vender en China donde habla de las estrategias de comercialización en el país Nipon 

gabriel benitez

Hermosillo, Sonora.-Un evento había surgido de último momento en la agenda del día, una conferencia llamada ‘Cómo vender en China’, nos hizo a mi equipo y a mi salir una vez más a las calles; ese día hacía un calor como pocas veces en la Ciudad del Sol. Pero cuando el trabajo llama no hay más opción.

Habíamos llegado a la gran sala de reuniones de la cámara en cuestión, una decena de empresarios, gerentes, administradores y demás tomaba asiento, la conferencia iba a empezar. Lista la fotógrafa en una esquina, mi compañera reportera en otra con su grabadora y yo con mi libreta.

El resto quedó en la nota. Yo había escuchado hace tiempo del conferencista Andrés Díaz, me habían hablado de él en varias ocasiones, de cómo se fue a China y de lo que está haciendo allá, pero al menos yo no tenía el gusto. Después de insistir con la de comunicación de la cámara empresarial varios minutos, sin quitar el dedo del renglón para que él me diera una entrevista, lo logramos.

Al fondo de la sala se encontraba él, saludando a unos y otros, una foto y una breve plática. El saco azul marino que vestía hacía juego perfecto con los zapatos brillantes que calzaba. Se veía un tipo muy joven pero también uno muy seguro de sí mismo y con una sonrisa en el rostro.

 Andrés ¡qué gusto!, soy Manuel- nos dimos un fuerte apretón de manos entre mis dos compañeras y él, mientras le explicaba un poco de lo que iba nuestro medio, segundos pasaron cuando por fin accedió a la entrevista.

Antes que nada, vamos a presentarte a los que no te conocen aún, dinos ¿quién eres, a qué te dedicas, cuántos años tienes?

 Por los segundos que llevábamos conociéndole no se podía esperar alguna otra respuesta como primera reacción que no fuera una sonrisa.

 Y así fue, sonrió, tomó un poco de aire y sabía que estaba listo para comenzar.

MANUEL VELÁZQUEZ editor.valor@tribuna.com.mx zar. “Soy Andrés Díaz Bedolla, tengo 33 años, y soy el socio representante del grupo Alibabá en México; Director General de China Campus Network, el consorcio de 28 universidades chinas para América Latina”.

Por lo que me habían contado Andrés llevaba ya diez años viviendo en China, se fue por estudios, pero una cosa le llevó a otro y ahora estaba en pleno crecimiento en el mundo empresarial.

¿De dónde nace la idea de irte a China? ¿Cómo es que surgió esa oportunidad? “Yo me fui a China en el 2010 a hacer un posgrado, Trabajaba en ProMéxico, hacía atracción de inversión extranjera directa, y me gané una beca para hacer un posgrado en China.

Cuando llegué me dijeron que era en chino, así que tuve que aprender el idioma primero, y después estudié una maestría en economía, y empecé una empresa en 2011 con la que empecé a hacer programas académicos de entrenamiento de talento; y hace 2 años soy el Director General de China Campus Network, y desde el año pasado soy representante del Grupo Alibabá”. Sin duda, la seguridad era su carta de presentación.

Respondía con soltura y dejaba entrever su sonrisa conforme narraba lo que había sido su aventura. Pero yo tenía más dudas, quería saber más. - ¿Por qué México? ¿De dónde nace tu inquietud para que México pueda llegar a este modelo económico que tiene China? - Tenía una leve idea de lo que sería su respuesta, pero aun así estaba expectante.

Guardó silencio un momento y luego, con el entusiasmo de alguien que se siente orgulloso de su país, respondió: “Originalmente, cuando me ofrecieron liderar el proyecto en América Latina, el plan era que las oficinas se instalaran en Colombia, y yo tuve que presentar ahí, muchas razones para convencer a todo mundo de que México era la mejor opción, porque yo soy mexicano obviamente.

Me fui a China porque yo quería entender cómo le había hecho para sacar 600, 700 millones de personas de la pobreza en 10 años. A partir de ver los efectos de la transformación digital en China, fue que decidí copiar el modelo y traérmelo a México. Se lo propuse a Grupo Alibaba, les encantó y pues aquí estamos”.

Un mexicano orgulloso de sus raíces, pensé. Pero no estaba seguro de si era una buena opción migrar el comercio al mundo digital. - ¿Por qué apostarle al comercio digital, qué beneficios en particular va a traer a la región? - A lo que me explica con toda naturalidad: “El comercio electrónico es solamente una parte, es la parte que podemos ver de la economía digital.

A lo que yo le apuesto es, a transformación digital, que sea inclusiva e incluyente. La tecnología permite que las personas que están en lugares muy difíciles de acceder o en situaciones vulnerables, puedan tener los mismos beneficios que cualquier miembro de la sociedad activa.

Lo que yo quiero es justamente eso. La creación de infraestructura para economía digital nos permite hacer procesamiento de data que beneficie la toma de decisiones; hacer plataformas integradoras de sistemas logísticos o de transportación, que integran a los pequeños actores de la economía. Nos permiten llevar los productos de la gente que hacen las cosas con sus manos a los consumidores de todo México y de todo el mundo. Eso es lo que yo quiero replicar”.

Mi compañera seguía con la cámara, capturando todo; él mantenía el semblante relajado, con total dominio del tema. –Ok, suena muy interesante lo que dices, y me parece fantástico, pero ¿Lo ves viable en nuestro país? Porque algunos empresarios se preguntan lo mismo, ¿será que podremos?

¿A partir de cuándo se comenzaría a implementar? - “La proyección para el proyecto que vamos a empezar a trabajar ahorita, empezamos a trabajar en cuanto antes. Yo me voy a llevar a los primeros entrenadores, esos entrenadores regresan a México y tienen un año para hacer su proceso de transformación digital en las unidades de la zona piloto. Yo espero que en año y medio ya podamos empezar a tener resultados”.

Vaya, resultados a corto plazo; la apuesta es alta. Se me queda mirando fijamente, se ha dado cuenta que no soy tan fácil de convencer, pero, vamos, que el tema lo amerita, tenía que sacar todas mis dudas, así que lanzo una pregunta un poco más escalada. - ¿Y la guerra comercial entre Estados Unidos y China?

¿Qué tan afectado se pudiera ver México? – Su rostro tomó un poco de seriedad pensativa, el tema es relevante, y ha venido marcando agenda en los mercados desde hace varios meses. Luego de unos segundos, responde: “Nos afecta definitivamente, pero puede ser que incluso de manera positiva.

La guerra comercial que China tiene con Estados Unidos le ha permitido a México posicionarse como un destino atractivo para instalación de empresas chinas que quieren buscar el mercado de América del Norte.

En ese sentido bien, en el sentido de las políticas de Trump, también bien, porque a partir de las políticas proteccionistas de Trump fue que México se empieza a dar cuenta que probablemente para nosotros es bueno empezar a buscar nuevos socios comerciales, o nuevas oportunidades en países que no habíamos considerado antes.

Entonces México se ha abierto a las oportunidades que le trae China a partir de este miedo que nos da que de repente cambian las regulaciones en el norte, y aquí nos cambian la jugada”. Me ha quedado claro que sabe lo que hace. Que está informado y consciente de que es un gran reto, pero está decidido a tomarlo de frente y salir avante.

Durante la conferencia mencionó otro tema que me pareció interesante. - ¿Cómo está el proyecto de los jóvenes que se encuentran estudiando en China? ¿Hay sonorenses? ¿En qué se están especializando? -. Esta parte le emociona, lo puedo notar, porque es partidario del aprendizaje y el apoyo a los jóvenes. “Sonorenses el año pasado fueron 9 jóvenes, este año mandamos 28 jóvenes; de toda la República Mexicana son 170.

Esta es la asignación de recursos más grande que ha hecho China en toda su historia a un solo país, en entrenamiento de talento. Todos están allá haciendo algún tipo de proceso de nuevas tecnologías: Robótica, automatización, manufactura, big data, comercio electrónico”.

 La charla iba bien… bastante diría yo. Pero justo en ese momento alguien le hacen una señal, lo que indica que es tiempo de que retome su ponencia ante los empresarios, con lo que entiendo que no nos queda más tiempo…-Rápidamente…

 ¿Cómo defines tu carácter?

¿cómo te defines a ti mismo?  Sonríe divertido por la pregunta. Lo ‘agarré en curva’, como normalmente decimos, así que responde: “Extrovertido, emprendedor, preocupado y ocupado. -¿Qué esperas de tus amigos? -. “Lealtad y unas buenas cervezas”. Aquí suelta una carcajada, su respuesta fue muy franca.

¿Tienes algún lema? -. “La verdad es que no, pragmatismo es mi ley… siempre lo que sea mejor para el momento”.

Nos despedimos con un apretón de manos, una sonrisa sincera y la promesa de mantener el contacto para seguirle la pista a este proyecto. Me quedo con la sensación de haber tenido una buena charla con un amigo, más que una entrevista formal y noticiosa. Siempre es gratificante encontrarte ese tipo de personas. La grabadora se detiene, mi compañera fotógrafa suelta un suspiro, no supe si por el cansancio o por lo bonito que considero sus zapatos.

Andrés Díaz Bedolla, ese joven de tan sólo 33 años, regresó al salón para retomar su ponencia, ‘Como vender en China’, un tema que le apasiona, que le ha traído grandes satisfacciones, y que espera poder replicar en México, su país. Y con el cual espera poder aportar algo para beneficio de la sociedad, y los que menos tienen.

 Con información de Manuel Velázquez 

EN ESTA NOTA
  • China
  • Sonora
  • Mercado
  • Comercio

Comentarios