Especiales

Geopolítica: Los retos en el mundo del mañana

La pandemia, la recesión económica y los movimientos políticos radicales son temas de gran urgencia para moldear el mundo que queremos construir

Omar Federico Quintana Nagano

Geopolítica: Los retos en el mundo del mañana.

Geopolítica: Los retos en el mundo del mañana. Fuente: Internet

Ciudad de México.- La aparición como tormenta abrupta de la COVID-19 ha hecho que el mundo comience a verse al espejo y reflexionar si es este camino el que conviene.

La historia de las epidemias y pandemias, generalmente dejan secuelas que traen consigo un replanteamiento en todas las esferas de la vida. Erick Fernández Saldaña, académico de la Universidad Iberoamericana en la Ciudad de México, señala que estamos ante un escenario muy complejo.

El mundo en general está enfrentando una situación de sanidad global que pone en serios predicamentos al orden geopolítico. Si bien esta pandemia obedece a un concepto novedoso de globalización; este tipo de contactos se han dado históricamente por la movilidad. No es un tema de ahora, las historias de las pandemias en el mundo tienen que ver con la movilidad más allá de las fronteras”, concede el especialista.

Ante la respuesta tardía y casi siempre reactiva de la mayoría de los países y con miras al escenario post-crisis que se están dando en el mundo, el internacionalista señala que se viene una profunda reflexión desde los cimientos del sistema actual.

El ejercicio de políticas públicas que tienen que ver con la sanidad a nivel global hacen replantear el concepto de Estado-nación como lo conocemos. Tiene que ver con situaciones al límite, el control sobre el territorio y los decretos que el Estado emite. El Gobierno tiene que ser administrador de los recursos pero también procurar que las restricciones sean cumplidas. El concepto que le da sostén al Estado es la soberanía y hoy por hoy se apuesta por una serie de elementos al límite desbordados, en algunos casos la soberanía es entendida no solo como la defensa del territorio nacional sino el control de sus fronteras, algo que hemos visto que en el siglo 21 es paradójicamente distinto”, indicó Fernández Saldaña.

El escenario que está enfrente de nosotros y parece no remitir es el de una pandemia que avanza a una velocidad exponencial que se conjuga con la caída del mercado por las disputas por el petróleo que han sostenido Rusia y Arabia Saudita.

Los Estados han cerrado sus fronteras y es un problema económico mundial en el que no hemos reparado por la emergencia sanitaria, estamos al borde de una recesión global que implica una baja en el consumo, un descenso del trabajo y esto se manifiesta en distintos aspectos de los mercados cambiarios, en los intercambios comerciales”, explica el especialista.

El mundo que viene

En el mundo de las ideas y de las proyecciones existe un debate muy fuerte acerca de las afectaciones que va a dejar esta coyuntura sanitaria. Estos dos polos pueden englobarse en dos figuras: Slavoj Zizek y Byung Chun Han. El primero apela a un cambio de paradigma mundial y es optimista, el segundo señala que este capitalismo depredador y extractivista tiene la virtud de moldearse y es pesimista.

Esta discusión a nivel internacional ha tenido en los últimos días una serie de pensadores contemporáneos y que marca una serie de tendencias que se apreciaban en el sistema actual. Zizek dice que las epidemias cambiarán el orden mundial que se dio a medias a partir del atentado terrorista a las torres gemelas en Nueva York en 2001 y que no terminó de consolidarse ese régimen unipolar manejado por Estados Unidos, entonces, tendremos otras lógicas culturales, financieras y económicas. Zizek señala que tenemos que estar pensando en una sociedad distinta, alternativa, de solidaridad global y reactivar el concepto de las Naciones Unidas para centralizar más la acción”, manifiesta el académico de la Universidad Iberoamericana.

De forma irónica, Fernández Saldaña prevé que el modelo chino es el que va a terminar de impulsar al capitalismo.

Desde que el filósofo posmodernista Francis Fukuyima, en los años 90’s, anunciara pomposamente el fin de la historia y diera ganador al bloque occidental en esa guerra ideológica que separó al siglo veinte, la economía mundial ha venido empujando una lógica de libre mercado y de adelgazamiento de los estados. Esto, también ha generado un aumento en el riesgo del alza de la extrema derecha, un fenómeno ya muy extendido en Europa e incluso en América Latina.

Es en el momento de estas crisis globales donde se transforma el miedo en pánico: miedo de perder el trabajo, la seguridad económica y el bienestar. Estos miedos provocan parálisis individuales pero también la búsqueda de acciones que devuelvan esa seguridad. Frente al pánico lo que la población espera son acciones que les quiten responsabilidad a ellos. Ahí es donde han empezado a surgir una serie de propuestas de carácter ultra religioso, ultraderechista; no solo en el caso de Donald Trump, mandatario de los Estados Unidos, que tiene una base electoral importante y que pasa de un extremo a otro, sino en el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. Esta posibilidad en el ejercicio de poder es porque la gente tiene miedo y busca este tipo de respuestas autoritarias”, advierte el especialista.

EN ESTA NOTA
  • COVID-19
  • ESPECIALES

ACERCA DEL AUTOR

Comentarios

Más especiales

Suscríbete

Recibe lo mejor de Valor en tu casilla de e-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones