Especiales

El dólar en máximos históricos afectaría a Sonora

La depreciación del peso responde a la incertidumbre de los mercados internacionales que buscan refugio en el dólar

Omar Federico Quintana Nagano

El dólar en máximos históricos afectaría a Sonora.

El dólar en máximos históricos afectaría a Sonora. Fuente: Internet

Hermosillo, Sonora.- El mundo se enfrenta a una probable recesión económica. Se ha dado una especie de tormenta perfecta: a la expectativa de la desaceleración en este año, se ha sumado la caída del petróleo y la pandemia de la COVID-19.

Este escenario ha hecho que la incertidumbre y los temores de los mercados internacionales recurran a la divisa de refugio que es el dólar; esto ha provocado que la depreciación del peso caiga. El tipo de cambio ha alcanzado su pico máximo de 24.19 pesos por dólar, lo que afecta de forma directa a Sonora.

El doctor en Ciencias Económicas por el Colegio de Sonora (Colson), Álvaro Bracamonte Sierra, explica que de mantenerse esta tendencia, los más afectados serán los productores y consumidores sonorenses, especialmente los que están en frontera.

Afectará a productores y consumidores, somos un Estado que importamos mucho, el sonorense gana en pesos y gasta en dólares. La gente de la frontera es quizá la más afectada porque venía siendo el segmento más beneficiado por el incremento de salarios a nivel federal, la reducción de impuestos y hasta de la gasolina”, advirtió Bracamonte Sierra.

Sin embargo, el economista indicó que el punto más importante de esta coyuntura es el efecto que esta paridad cambiaria podría tener en la inflación local.

Si esta depreciación se mantiene por un periodo largo, las consecuencias serán importantes. Pero si este proceso especulativo por los temores y las incertidumbres pasa, las presiones inflacionarias se podrían mitigar”, señaló el académico del Colson.

Este pico histórico del dólar también puede ser visto como algo positivo para los productores que exportan, especialmente en el sector agrícola. Los exportadores de hortalizas o garbanzo podrían sacarle una mayor ganancia a este fenómeno, dijo el especialista.

Sin embargo, un tema que aún no puede anticiparse es el de la minería: pese a que Sonora cuenta con varias de las minas más grandes de oro (un activo de refugio en las crisis), los mercados se han mostrado inestables.

Al principio de esta semana era tan profunda la dimensión de la incertidumbre que para sorpresa de todos hasta los metales preciosos mostraban alguna debilidad, y son inversiones de refugio. Los beneficios o daños que puede tener la paridad cambiaria dependerá de la duración de esta incertidumbre”, señaló Bracamonte Sierra.

Escenarios postcrisis

Si los mercados financieros internacionales logran recuperar la estabilidad una vez pasada la pandemia, el valor del dólar podría reducirse a los 20 pesos, lo que coincide con las proyecciones contempladas para este año.

La base de la fortaleza del peso se debía a una política monetaria muy restrictiva que tiene una tasa de interés que oscilaba en el siete por ciento, su rendimiento entre esta tasa y la inflación la hacen muy rentable a nivel mundial. Por ejemplo, la  estrategia norteamericana redujo la tasa de interés a casi cero por ciento, en México no se ha cambiado. Una vez que pase la emergencia sanitaria, los mercados volverán a tener su nivel de estabilidad y podremos ver que el peso recuperara su valor, quizás no a 18.50 que tuvo por un momento, pero sí a 20 pesos”, predijo.

Sobre los cambios de paradigmas que varios analistas han profetizado a partir de la COVID-19 como el ‘cisne negro’ que acentúa un contexto de crisis, Bracamonte Sierra expone que desde la gran recesión del 2008, ya se venía manejando un debate del papel del Estado en la esfera económica.

El replanteamiento del modelo de desarrollo ya estaba criticado desde la gran recesión de 2008. Previo a esta, se vivía el globalismo tecnocrático en donde todas las barreras de regulación puestas por el Estado se habían destruido. Eso montó la estructura de la gran crisis.

A partir de este punto se hablaba de un proceso de desglobalización, a tal extremo que el Fondo Monetario Internacional (FMI), el gran promotor del programa neoliberal, recomendaba que había que tener límites en la regularización y dar un giro hacia gobiernos más sólidos. El nuevo paradigma ya no se planteaba el menos Estado mayor mercado o al revés. Era la búsqueda de un Estado más fuerte y un mercado fuerte, no son alternativos o excluyentes. Diez años y si bien se implementaron mecanismos de regulación, estamos en ese punto donde lo nuevo no acaba de nacer y lo viejo no acaba de morir”, manifestó Bracamonte Sierra.

EN ESTA NOTA
  • COVID-19
  • SONORA
  • ESPECIALES

ACERCA DEL AUTOR

Comentarios

Más especiales

Suscríbete

Recibe lo mejor de Valor en tu casilla de e-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones