Especiales

Crónica de una visita esperada a Buenavista del Cobre

Un crónica escrita por Doris Arenas

@DorisArenasO en Twitter

Redacción Valor

Crónica de una visita esperada a Buenavista del Cobre.

Crónica de una visita esperada a Buenavista del Cobre. Fuente: Internet

Cananea, Sonora.- Cuando me hicieron la invitación para realizar un recorrido periodístico por las instalaciones de la empresa minera Buenavista del Cobre, ubicada en Cananea, Sonora, lo primero que pensé fue: “ya era hora”.

Crónica de una visita esperada a Buenavista del Cobre.(Internet)

Crónica de una visita esperada a Buenavista del Cobre. | Internet

Y es que, en efecto, se ha lixiviado tanta tinta en la prensa local y nacional en los últimos cinco años sobre Grupo México, que finalmente se presenta una oportunidad para que directivos que operan la compañía, propiedad de Germán Larrea, revelaran su versión de lo ocurrido aquel 06 de agosto de 2014.

Han sido cinco años y medio en los que la empresa ha estado, literalmente, en el ojo del huracán… y de una fuerte y ácida crítica de los medios de información. El silencio y la omisión de comunicación han hecho su trabajo; la reputación de la compañía está severamente dañada.

El viaje –en el que coincidimos varios colegas de medios impresos y electrónicos de Sonora- inició en punto de las 10:30 de la mañana (lo que implicó salir de Hermosillo a las 6:30 AM). Sabíamos que el recorrido sería “a morir”; la agenda estaba saturada.

El inicio

A la llegada, el ingeniero Julián Chavira, director de Operaciones de Buenavista del Cobre, hizo una amplia presentación que incluyó un recorrido desde los inicios de la minería en la región, en 1760, hasta nuestros días; y la forma en que ha evolucionado esta industria con el pasar de los años.

Esta explicación fue importante porque, además de ofrecer una serie de datos duros sobre la empresa (algunos de los cuales aparecen graficados como apoyo de esta crónica), nos amplió la visión sobre el diagrama de flujo de la mina. Es decir, cómo se van articulando los diversos procesos que dan vida a esta industria.

Después, iniciamos con el recorrido. La primera parte implicó visitar el tajo, los terrenos de lixiviación, Tinajas 1 y la nueva presa de jales.

Como se podrá apreciar había, de entrada, dos puntos fundamentales para un periodista: Primero, conocer el arroyo Tinajas 1, la “zona cero” de agosto de 2014; cuando se derramaron 40 mil metros cúbicos de lixiviados de sulfato de cobre acidulado con las consecuencias ya por todos conocidos por su impacto en la región del Río Sonora.

Y en segundo lugar, presenciar y conocer la operación de la nueva presa de jales, que ha sido motivo de serios cuestionamientos por parte de organizaciones ambientalistas como el grupo PODER y que tiene atemorizada a la comunidad de Bacanuchi.

Es pertinente subrayar que durante el recorrido, los periodistas fuimos guiados por los ingenieros Julián Chavira, director de Operaciones de Buenavista del Cobre; Alberto Arriaga, director de Proyectos de Infraestructura y Mario Rojas, director de Proyectos de Construcción. Los tres estuvieron dispuestos a responder todo tipo de cuestionamientos.

El derrame

Lo primero que habría que destacar sobre lo ocurrido en el arroyo Tinajas 1 hace más de cinco años, es que la empresa aceptó ante los medios allí presentes su responsabilidad de dicho accidente. Fue, dijeron, una obra en construcción (encargada a un contratista) que mostró deficiencias (fisuras a la altura de una tubería) y provocó el derrame. Aunque les insistimos, no quisieron revelar el nombre del contratista.

Sin embargo, los ingenieros de Grupo México afirman que con los trabajos que allí se hicieron posteriores a esa tragedia, es prácticamente imposible que algo similar vuelva a ocurrir.

Sustentan sus aseveraciones en obras que realizaron como medidas de precaución: entre ellas un represo que soportaría lluvias cuya intensidad se presenta en Sonora cada mil años, y una presa de contingencia que podría resistir precipitaciones pluviales de las que llegan a la región cada 10 mil años (ver gráficas 1 y 2).

GRÁFICA 1. FUENTE: GRUPO MÉXICO

GRÁFICA 2. FUENTE: GRUPO MÉXICO

Presa de jales

Con una capacidad de almacenamiento de 2 mil 40 millones de metros cúbicos de desechos tóxicos, lo que es igual a 816 mil albercas olímpicas, la megapresa de jales de Buenavista del Cobre, de Germán Larrea, se levanta como una nueva amenaza hacia la población de los siete municipios de Sonora que, además, siguen exigiendo remediación efectiva por el derrame de lixiviado de cobre de hace cinco años en la misma mina.”

La cita anterior es la frase que resume un amplio reportaje publicado en sinembargo.mx y firmado por Claudia Ocaranza, activista de grupo PODER, organización ambientalista que se ha convertido en un verdadero dolor de cabeza para Germán Larrea y sus negocios. El reportaje se titula: Nuevo proyecto de Grupo México está ya en proceso en Sonora, y amenaza la vida en 7 municipios.

La presa está ubicada a 20 kilómetros, aproximadamente, de la comunidad de Bacanuchi, cuyos residentes han manifestado preocupación ante la posibilidad de un derrame. El discurso ha permeado; la psicosis campea en esa población.

Aquí fue Alberto Arriaga quien nos ofreció una serie de especificaciones técnicas de este que, una vez concluido, podría llegar a ser “el represo de jales más grande del mundo”.

Dos aspectos que, informó Arriaga, caracterizan esta obra:

Uno, se optó por diseñar una presa construida con materiales graduados (es decir, no con jales) y por el método aguas abajo; y, dos, ya que el propósito de la presa es depositar sólidos y no agua en la medida de lo posible, se decidió que la presa fuera filtrante, es decir, que permitiera el paso del agua y no de los sólidos. El agua que se filtra, es reutilizada por la misma empresa.

Para diseñar una presa de tales características, era necesario contratar a los mejores expertos en la materia. Para lo anterior, se decidió contratar a la empresa CIEPS Consultores que, bajo la dirección personal del Maestro Ingeniero Óscar Vega Roldán, desarrolló el proyecto”, afirmó el funcionario de Grupo México (Gráfica 3).

GRÁFICA 3. FUENTE: GRUPO MÉXICO

Por supuesto que surgieron infinidad de preguntas sobre la presa de jales. Entre otros aspectos, los directivos dijeron que valorarían la posibilidad de llevar a conocer el lugar a residentes de Bacanuchi.

Posteriormente, visitamos también la Concentradora II y la planta ESDE III (extracción por solventes y deposición electrolítica), con la respectiva explicación de los procesos que allí se llevan a cabo.

El recorrido concluyó con una explicación sobre el trabajo comunitario que realiza la empresa, particularmente con acciones en materia de educación, salud y cuidado del medio ambiente.

Un poco tarde, pero finalmente llegó esta acción de Grupo México de abrir las puertas de Buenavista del Cobre para que representantes de diferentes medios de comunicación pudiéramos asistir, tomar imágenes, videos y hacer preguntas. Fue un primer paso… esperemos que de otros más en la misma dirección.

Esta nota incluye información de: Doris Arenas

EN ESTA NOTA
  • SONORA
  • CANANEA
  • CRÓNICA

ACERCA DEL AUTOR

Comentarios

Más especiales

Decadencia urbana, un reto para Hermosillo.
Especiales

Decadencia urbana, un reto para Hermosillo

En los últimos años, Hermosillo ha ido perdiendo paulatinamente espacios públicos, centros de convivencia social, áreas verdes, y ese lugar lo han utilizado construcciones comerciales que hacen que la cartografía urbana sea de una estética monótona y violenta visual y auditivamente hacia sus propios habitantes

Por Redacción Valor

-

Suscríbete

Recibe lo mejor de Valor en tu casilla de e-mail

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones